Defensores del Evangelio

PERFILES DE LOS HIJOS DE PERDICIÓN

Este año 2016, luego de más de 3 años sin actividad he vuelto a tomar las riendas de este sitio web que causó gran impacto en la comunidad cristiana de Cartagena, hasta el día de hoy muchos recuerdan lo que les ayudo este blog y lo odiado que fueron por leerlo y salir de las fauces de sus megaiglesias.

Quiero antes agradecer por todo el apoyo de muchos hermanos en la fe, que después de yo haber sido agredido por ellos, Dios les otorgó la posibilidad de abrir sus ojos y ver la verdad en el hueco donde estaban. Son muchos, ellos saben quienes son. Agradecer igualmente a los hermanos que estuvieron desde el comienzo de este proyecto, pero que decidieron seguir a su becerro de oro antes que la Palabra de Dios.

Gracias a todos y cada uno de los que hicieron posible este Ministerio. Siervo Inútil soy, porque hice lo que Dios mando.  Empecemos!!!

Esta vez, no vengo a decirles a los seguidores de "apóstoles"  lo mal que están, siguiendo doctrinas de demonios.  Lo que si vengo a contarles es que dentro de sus "megaiglesias" podrían recibir "bendiciones", las que ellos te venden. Es decir, que seas prosperado, sanado, contratado, trasladado, multiplicado, exaltado, y todo lo que termine en ADO, incluyendo la palabra condenADO.

¿Cómo así Alma?

Pues bien. Muchos de los "hermanos" que asisten en estas iglesias seudocristianas, confiesan que antes de asistir a ellas, estaban mal.  Unos por salud, otros por dinero, otros por odios familiares, otros por sentirse infelices, etc, etc.  Cuando llegan a estas iglesias, los miembros los reciben con "amor" y los invitan a sus reuniones, les hacen seguimiento  para ver como están, los inducen a ser el discipulado, sin antes ir a los encuentros, estudian, están temerosos de caer en lo mismo de antes, etc, etc. Al principio en toda familia con problemas, es bien sabido que el apoyo que se pueda recibir en ayuda a una problemática siempre dará resultado, pero a corto plazo.

A simple vista, podrán decir estos hermanos que esa iglesia es la Mejor, porque en ella han sido rescatados de lo malos que estaban y en parte tienen razón.  Si vemos esto así, hasta yo podría decir que la iglesia fue de mucha ayuda, para ser sanados, prosperados, restaurados, y salvados. 

Pero ojo, esto no lo podemos ver así de esta forma. Primero, estas acciones puedan que sean nobles y estén bien.  Debemos mirar mucho más allá, en las VERDADERAS INTENSIONES. Es allí donde todo se complica y rechina en la mente de estos hermanos cuando se  les muestra que su iglesia no es verdadera sino que es una secta de demonios. 

“Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia.” 2º Corintios 11:13, 14, 15

La escritura son enseña que habrán ministros (los que se hacen llamar "los hermanos" de la iglesia) que hablaran maravillas, pero son fraudulentos. Eso es como cuando compras un televisor de una marca reconocida, pagas un alto precio por ello y cuando haces efectiva la garantía por algún daño, te dicen que no te lo pueden reparar porque no es Original, bueno así.

Abusan de tu buena fe, tanto el falso ministro como el vendedor del televisor pirata. Pagas por algo que crees que es genuino pero al final no lo es. Como descubres que algo es genuino? Buscando a la fuente original del producto. En el caso de una iglesia, ver la enseñanza bíblica y someterla a escrutinio y lo del televisor llamar a la marca original y saber si el numero de serie del producto  fue fabricado por ellos.

Entonces dirá el hermano, que los frutos que ellos ven no pueden ser del enemigo, que Dios los ha elegido (a sus pastores) y eso lo demuestran por su "crecimiento" "por que son sanados los enfermos" "porque ahora son la iglesia más grande que hace 2 años" etc, etc. 

Pero lastimosamente, han confundido los frutos del espíritu por las obras. Si fuera así, todos fueran justificados delante de Dios, incluso los artistas del mundo que donan, construyen y hacen grandes contribuciones a la humanidad serian salvos. Pero no es así. No es tan sencillo. Un verdadero Ministro de Dios, nunca se justificará por sus Obras, más bien por sus frutos que son Mansedumbre, Paz, Gozo, Humildad, etc, etc. La Palabra nos enseña esto:


San Mateo 7: 15, 16, 17  “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos.”


2ºTimoteo 3:1, 2, 3, 4, 5  “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.”


Pero no es fácil  descubrirlos, ellos tienen la apariencia de piedad como lo dice 2 timoteo 3:5. Entonces,  si ven sus obras como la gran maravilla, obviamente los sorprenderán y los cautivarán, caerán en sus garras y no podrán salir de allí.  Por qué?  porque estarán confiando y al confiar ciegamente caen en el error doctrinal.

En este punto existen dos posturas de los hermanos que caen en iglesias de secta.  Uno es la persona que es  guiado por lo que le enseña el pastor y los seguidores de estos sin tener hambre de Dios. El otro es que tendrá hambre de Dios y todo lo que le enseñen será sometido a los  conocimientos que el Espíritu Santo irá revelando cada vez que lea la biblia.

2ºTimoteo 4:3, 4 “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y APARTARÁN de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.”



Salir de estas iglesias es complicado. Entre más tiempo dures en ella, más difícil será darte cuenta del error.  Analizate, se honesto contigo mismo.  Debes preguntarte si eres hijo de perdición o eres un hijo de Dios.

Te dejare algunas citas para que las profundices más.

Hebreos 3:12, 13
“Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para APARTARSE del Dios vivo; antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.”


2ºPedro 2:18, 19, 20, 21, 22
“Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error. Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció. Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero. Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado. Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.”

1ºTimoteo 4:1, 2
“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, ESCUCHANDO a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia,…”

Gálatas 1:6, 7, 8, 9
“Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para SEGUIR un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren PERVERTIR el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.”

1ºJuan 4:3
“…y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo. “

2ºPedro 2:1, 2, 3
“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.”

San Juan 8:44
“Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.”

San Juan 8:31, 32
“Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.”

San Mateo 24:23, 24
“Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis. Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.”


2ºPedro 2:12, 13, 14
“Pero éstos, hablando mal de cosas que no entienden, como animales irracionales, nacidos para presa y destrucción, perecerán en su propia perdición, recibiendo el galardón de su injusticia, ya que tienen por delicia el gozar de deleites cada día. Estos son inmundicias y manchas, quienes aun mientras comen con vosotros, se recrean en sus errores. Tienen los ojos llenos de adulterio, no se sacian de pecar, seducen a las almas inconstantes, tienen el corazón habituado a la codicia, y son hijos de maldición.