Defensores del Evangelio

El Jesucristo de hoy: Materialista y Mundano

He aquí, yo estoy á la puerta y llamo: si alguno oyere mi voz y abriere  la puerta, entraré á él, y cenaré con él, y él conmigo.” Apocalipsis 3: 20.

Este versículo en su contexto, habla de cristianos que Dios ha llamado pero que han tomado un camino materialista, han seguido el evangelio del YO, y han desplazado al DIOS que provee en su Voluntad las cosas, por un Papa Noel que por obligación tiene que darles. 

En ningún momento este pasaje habla de la conversión del impío, todo lo contrario, son personas que Dios llamó (muchos los llamados) pero que se han desviado, y precisamente ÉL vuelve a decirnos que escuchemos su voz (los escogidos) para que vivamos en plena armonía en su perfecta voluntad.

Vemos en el capitulo completo, que el Espíritu habla a la iglesia de Laodisea y es una exhortación directa a la conducta de estos.  Dice: “Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente!” Apocalipsis 3: 15.

Entienda que es Dios exhortando en este tiempo a las iglesias (hermanos) que tienen este tipo de conductas materialistas, ya que el pasaje sigue diciendo: “Porque dices: ``Soy rico, me he enriquecido y de nada tengo necesidad; y no sabes que eres un miserable y digno de lástima, y pobre, ciego y desnudo…” Apocalipsis 3: 17.

En esta exhortación Dios nos esta diciendo: “Te has enriquecido y de NADA tienes necesidad” , esa “NADA” incluye a Dios. Porque muchos tienen a Dios como Papa Noel, que le pueden pedir y pedir conforme a su estomago lo que quieran, porque según ellos, Dios se los ha prometido. 

Muchos seguidores de falsos apóstoles les han enseñado: Dios nos promete “riquezas como en el cielo”, si las calles de Oro en el cielo existen, Dios quiere que vivamos en Calles de Oro aquí en la tierra!”

Dios en Apocalipsis esta hablando en contra del énfasis de esas riquezas materiales o de pensar ser bendecidos “materialmente”, igualar las calles de Oro con el oro de este mundo es una fábula para Dios. La misma Palabra nos enseña que nosotros no podemos servir a dos señores y si nos enseñan esto, estamos diluyendo la verdad. Las riquezas materiales no nos deben importar si seguimos la Cruz de Cristo.

Dicen además que Cristo murió para darnos en abundancia y en esa abundancia incluye las cosas materiales, la opulencia, la vanidad, muy opuesto a lo que nos dice Jesus en Mateo 7, “No os AFANÉIS por el día de mañana, porque el de Hoy trae su propio afan”. Y aún existen versículos que nos dicen cómo debemos considerar a las riquezas materiales:

Lucas 14:33 Así pues, cualquiera de vosotros que no renuncie a todas sus posesiones, no puede ser mi discípulo.
Hebreos 11:26 considerando como mayores riquezas el oprobio de Cristo que los tesoros de Egipto; porque tenía la mirada puesta en la recompensa.
Filipenses 3:7 Pero todo lo que para mí era ganancia, lo he estimado como pérdida por amor de Cristo.

Y las advertencias que hay en la Palabra para los que piensan vivir lujosamente, pensando en tener y tener y tener más que abundantemente, son muchísimas.

Santiago 5:5 Habéis vivido lujosamente sobre la tierra, y habéis llevado una vida de placer desenfrenado; habéis engordado vuestros corazones en el día de la matanza.
Ezequiel 16:49-50 He aquí, esta fue la iniquidad de tu hermana Sodoma: arrogancia, abundancia de pan y completa ociosidad tuvieron ella y sus hijas; pero no ayudaron al pobre ni al necesitado, y se enorgullecieron y cometieron abominaciones delante de mí. Y cuando lo vi las hice desaparecer.
Lucas 6:24 Pero ¡ay de vosotros los ricos!, porque ya estáis recibiendo todo vuestro consuelo.

Ciertamente, Dios en el antiguo testamento ungió y prosperó a los siervos que hacían su voluntad, a los que ÉL escogía. Pero en esa prosperidad material y el ser ungido con aceite (por fuera)- Abrahán, José, Jacob Moisés David, Salomón, et, etc, - no llegaron a tener la unción que CRISTO nos da a todos nosotros. Ahora todos somos ungidos por dentro, no por fuera como era antes con aceite de oliva, sino con el Santo Espíritu de Dios en nuestros corazones. Ya Dios no necesita prosperarnos para evidenciarle al mundo que somos de ÉL. Porque la actitud correcta del Evangelio es que nuestra vida debe estar consagrada, nuestro testimonio, nuestro pacedimiento, nuestro compromiso debe Glorificarlo a ÉL, para que el REINO de Dios avance. ¿Qué más necesitamos si Cristo murió por nosotros?, ¿Qué más necesitamos si ÉL derramó su sangre por nosotros?, No necesitamos NADA, salvo hacer su voluntad.

Ancho es el camino que lleva a la perdición y angosto el que lleva la vida eterna (Mateo 7:13). Muchos siguen este camino ancho y creen que siguen a Jesus, pero llegará el día en que se presentarán delante de ÉL y no los reconocerá como sus hermanos, porque de boca lo alaban pero sus corazones estan lejos de Él (Mateo 7:21). Dios los buscó y los llamó a sus caminos, pero siguieron más los deseos de su corazón que la cruz de Jesús.

Hoy en dia, se predica y enseña un evangelio liviano que beneficia por fuera a muchas personas, pues se les prometes: sanidad, prosperidad, abundancia, felicidad, paz, etc. Pero el evangelio real, el verdadero, el que viene de la Mente de Cristo, dice que padeceremos por su Nombre, que nos perseguirán, nos vituperaran, difamaran y… “os matarán creyendo que le hacen un favor a Dios” (Jn.16:2) solo por seguirlo a ÉL, y los que son de Dios, se gozan por estos padecimientos (Col: 1:24)

Un ejemplo claro son los apóstoles de Cristo (los verdaderos, aclaro!), que murieron quemados, colgados, apedreados, decapitados, crucificados, etc, etc. Incluso peores muertes se crearon después de Cristo y las padecieron los siervos de DIOS. Ya que si vemos la muerte de Cristo en su carne ciertamente los apóstoles se igualarían al Señor. No, el sacrificio de Cristo no estaba en lo que le hicieron en su carne, su sacrificio estaba en el hecho de que su propio Padre derramaría la “Copa de la Ira” que era para nosotros sobre ÉL, y que esa Eterna Comunión entre PADRE E HIJO se interrumpiría en la Cruz (Mat. 27:46), todo por amor, llevando consigo la Copa de la Ira de Dios sobre sí, pagándole al PADRE el precio por los Pecados de todos nosotros. Ese es el verdadero sacrificio. Un Padre que por amor,  dió a su propio Hijo -castigándolo con la Copa de la Ira y aborrecerlo (Isaias 53). Este es el evangelio, el verdadero.

Ahora dicen que CRISTO se hizo pobre para hacernos ricos, se hizo pecado para pagar nuestras culpas, murió para darnos sanidad, murió para que seamos bendecidos en todo. Para que tengamos una vida feliz y sin complicaciones. SERÁS FELIZ SI ACEPTAS A  CRISTO!

Eso es un Error que cuesta la vida Eterna.  Dime, ¿Quién no aceptaría a un Jesús que te haga millonario, que te de un carro último modelo, que te de una vida feliz con tu familia -sana y prospera? Cualquiera por supuesto, es lo mismo que SATANÁS le ofrece a sus seguidores, sino vea lo que le ofreció a Cristo en el desierto.

Pero ¿Quién aceptaría a Jesus sabiendo que te van a odiar? ¿Qué por su Nombre te van a menospreciar? ¿Qué por Él te van a matar? Hoy día… Pocos.

No podemos negar que Cristo fue prospero, pero dentro de su prosperidad, había humildad. ¿Renunció a su Trono Celestial y no iba a renunciar a lo material de este mundo?, por su puesto que sí.

“Murió para hacernos Ricos” dicen con boca llena muchos “cristianos”. Acaso antes de su muerte los Ungidos de Jehová no eran ricos también. ¿Acaso contradicen que Salomón fue el Rey más rico del mundo antiguo?

No veo a un Jesus diciéndole al joven rico que vendiera todas sus propiedades y se lo diera a los pobres, si ÉL mismo no lo haría. Muchos dirán que Jesus no tenia sus “riquezas materiales” como su señor. Entonces, ¿por qué pidió panes y peces para dar de comer a los 5 mil? Una cosa es que tengas dinero y vivas de ello y otra es que tengas el afán de tener y tener más y no ayudar a los pobres, al necesitado.

Jesús nos enseñó a Pedir, pero también a saber pedir. ¿Acaso pedirás TRES CASAS, mientras tanto tus hermanos en la Fe no tienen? Ten tu casa, pero si puedes tener otra, recuerda darle una al que no la tiene -GLORIA A DIOS!!!. Puedes tener un carro, pero si quieres tener tres carros más mientras tus hermanos en la fe ni siquiera tienen una bicicleta para ir a la iglesia, estamos MAL!!!!!.

¿Ustedes creen que la voluntad de Dios es darnos Riquezas, sabiendo que con ellas nos podemos perder?.. Eso ocurría antes de Cristo, Dios prosperaba materialmente a los ungidos porque era evidencia de su Gloria. Ahora con el sacrificio de su Hijo, Dios no te las da si Él sabe que te vas a perder.

El apóstol Pablo, vivió enfermo, con un aguijón en su carne, aunque Pablo oro 3 veces al Señor para que lo sanara, Dios no lo sanó. Porque si Dios lo sanaba, Pablo se perdería, tomaría otro camino, se vanagloriaría. “Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera.” 2 Corintios 12:7

Hoy día tienen a un papa Noel, que les promete PROSPERIDAD, SANIDAD, un “dios” sin complicaciones, con lujos y detalles materiales. Pocos, tenemos un Dios al que le debemos nuestra Sangre, nuestro Cuerpo, nuestra Vida. Ese mismo Dios que ama pero que reprende a los suyos.

Los que no oyen su voz en estas iglesias, menospreciaron el sacrificio de Jesucristo en la Cruz, ese mismo que llevó la Copa de la Ira de Dios sobre si, por expiación de nuestras vidas, ese mismo Dios que maxificó esa Copa en 7 más - sino aceptamos a su Hijo. Oí una gran voz que decía desde el templo a los siete ángeles: Id y derramad sobre la tierra las siete copas de la ira de Dios. ... (Ap. 16:1) 

No vivas para ti mismo, vive para Dios y el eterno sacrificio de Jesús en la Cruz.

Esto que escribo lo hago porque te amo en el amor de Cristo y como dice Pablo en su segunda carta a Timoteo: “Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra. Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor. Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas. Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él”  2Timoteo 2:21-26

Huye de estas iglesias como Laodisea, huye!!!! Yo te lo digo porque lo he vivido y no quiero que tu estés desviado o engañado, creyendo que sigues el camino de la Cruz y al final estés dentro de la iglesia de Laodisea y seas vomitado por Dios. Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Así, porque eres tibio, y no frío ni caliente, estoy por vomitarte de mi boca”. Apocalipsis 3:15-16.

Como dice el capitulo, Cristo esta a las puertas de su venida y aún sigue esperando a que le conozcas y Él te reconozca en el Juicio. Ahora me pregunto si fuiste llamado o Escogido por Dios… aquí el que decide eres tú, porque ya conoces el evangelio.

Dios te ilumine.