Defensores del Evangelio

EL CÓMO SE CORROMPIÓ LA IGLESIA EVANGELICA

El pasado domingo, visité una iglesia en la ciudad de Cartagena, aquellas que son desapercibidas por ser entre comillas "pequeñas". Salude al pastor asociado, a su esposa y la persona quien me invitó al servicio dominical. Con motetes y todo, fui con la familia a dicha iglesia que por respeto no diré su nombre, puesto que lo que presencie es corregible más no condenable.

La alabanza, podría decirse que se hizo muy bien, con un poco de "Guayaba a la bazalla, rotonda la redondo y alaba ya la con la condesa de alla" es decir con trabalengua de "lenguas", y con un "Dios dice" que me puso incomodo.  Seguido, llegó la esposa del pastor principal e inicio su "predica" con la lectura de un versículo del Antiguo Testamento, para enseñar que nosotros debemos tener una AUTOESTIMA muy alta, porque Dios la tiene de nosotros, por entregarse en la Cruz por nuestros pecados. La predica que duro más de 45 minutos en la cual se uso un solo versículo, atino más a responder las cuestiones propuestas por Sigmund Freud que las que Dios tiene realmente para nosotros. 

Es donde me pregunto ¿Cómo se corrompió la Iglesia Evangélica?. La respuesta es tan sencilla que a continuación se las expongo muy humildemente a ustedes.

Alguien dijo que nuestro lenguaje evangélico era Ruso básico para los incrédulos. Por tanto debíamos actualizar nuestros estilos musicales, nuestras formas de expresión. Alguien debía salir a la calle y lograr un mejor acercamiento con los "mundanos". Nuestros "gloria a Dios", "amén hermano" y "aleluya" sobraban. La idea era la evangelización del mundo. Comenzaron los recitales de rock cristiano en las calles, algún líder de jóvenes contando chistes frente a los oyentes y con un lenguaje bien actual era una propuesta interesante.

De pronto alguien vio que esa idea también era aplicable a los empresarios y famosos. Si transformamos nuestras reuniones y las hacemos de manera tal que ellos las puedan entender, el mundo querrá venir a nuestras Iglesias. Se quitó la palabra culto porque sonaba chocante y las reuniones bien programadas comenzaron a ser un éxito.

La gran idea comenzó a ser "quitemos todo lo que pueda incomodar a la gente". Dante Gebel contaba hace tiempo como llevó a un empresario amigo a la Iglesia y como este no pudo aguantar más de unos 15 minutos. Este empresario concluyó que esa reunión evangélica era un show desorganizado y mediocre. Este tipo de situaciones para muchos fue una confirmación de como la Iglesia debía acondicionarse si quería ser más efectiva a la hora de ganar al mundo. Nuestras reuniones y eventos evangelísticos debían ser espectáculos cuidadosamente pensados para que el inconverso se sienta feliz y satisfecho. De ahí a adulterar o aguar el mensaje, estábamos a un paso. Curiosamente, Dante Gebel hoy día preside su iglesia frente al Parque de Disney en la Florida.

Las predicaciones comenzaron a parecer más reuniones de autoayuda, psicología y humanismo que predicaciones. Gente como John Maxwell pasó a ser líder de la revolución. Hoy en día todo vale, hagas lo que hagas, como lo hagas, aunque sean los métodos más abominables para Dios.  Nosotros nos hemos estado deslizando tan a gusto que hoy nos parece todo bien. Pregunto: "¿Que tiene de malo?". Si un pastor, predicador o lo que sea, se encontró que contrataba prostitutas los sábados por la noche, mientras los domingos predicaba en su iglesia, decimos: "Bueno, Dios sabe, no juzguemos. Todos tenemos nuestros errores". Si Joel Osteen predica cualquier cosa menos la Palabra de Dios, no importa. Lo importante es que tiene una Iglesia de 25.000 personas. ¿Eso lo transforma en un "siervo de Dios"?.

Uf...ja...los Testigos de Jehová tienen millones de miembros ¿eso los transforma en "siervos de Dios"?. "Ay no hermano, eso es otra cosa, ellos son del diablo". Ah sí, ¿que alguien diga que es pastor evangélico eso ya lo transforma en Hijo de Dios?. Si gente como Marcos Witt o Dante Gebel, años atrás, comenzaron con un corazón enfocado a Dios, y predicaron cosas que sin duda edificaron el Reino de Dios, ¿eso los transforma en seres infalibles que todo lo que digan ahora es incuestionable?. Pregunto: ¿Puede alguien comenzar muy bien y luego deslizarse?. ¿No aprendimos nada de la historia? ¿Tus ídolos podrán salvarte?

La Biblia es la única fuente infalible. Inamovible. Absoluta. Por la cual daremos cuenta. Las palabras, opiniones, pensamientos, pareceres, doctrinas y engaños de los hombres se esfumarán como se esfuma la niebla de una mañana de invierno. ¿Tu vida y tu fe están basadas en la palabra de Dios? ¿O en la predicación de algún ídolo evangélico de este tiempo que te gusta y te hace sentir bien?. ¿Y si te hace sentir bien lo que te dice simplemente porque te habla lo que te gusta escuchar?. ¿Estas buscando un Dios a tu gusto?. Cuantos predicadores hoy en día hacen a Dios a su imagen y semejanza en vez de al revés. ¿Te gusta más el Dios de ciertos predicadores que el Dios de la Biblia?. Ten cuidado, eso es tanto idolatría como cuando un católico se postra delante de un santo o de una estatua de la Virgen María.


Hemos llegado a un triste momento donde parece que todo vale. Nos hemos ido deslizando lentamente y lo que hace unos cuantos años nos parecía abominación, ahora en la misma situación preguntamos: "¿Que tiene de malo?". ¿Unidad o contaminación? Alguien comenzó a hablar de la gran necesidad que teníamos de ser uno. "Basta de divisiones en la Iglesia, controversias y el yo tengo razón, pero tú no". 

¿Dios quiere que Su Iglesia sea unida?. SÍ.

Jesús oró al Padre: "que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti" (Juan 17:21). 

¿Dios quiere que seamos uno con los que se llaman a si mismos cristianos pero que con su vida niegan que lo son?. .... - NO!!!.

"Mas bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aún comáis" (1 Corintios 5:11)

El Señor ama ver " a los hermanos juntos y en armonía" (Salmo 133:1). Por supuesto que sí. Pero a los hermanos. No a los hermanos "juntos y en armonía" con los idólatras como es el caso del movimiento ecuménico en el que ha participado tristemente Marcos Witt. ¿Cómo podemos hablar de unidad con gente que cree que María es co-redentora con Jesús e intermediaria entre Dios y nosotros?. Jamás. Marcos Witt hablaba de "un camino nuevo" de "acercamiento", porque decía él que el camino que habían transitado sus padres solo los había conducido al "aislamiento".

Ja. Si voy al clero católico a decirle que su idolatría es abominación a Dios me parece muy bien el "acercamiento". Si voy a los idólatras procurando una unidad como si fueran mis hermanos, estoy en problemas. "¿Qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia?. ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?. ¿Y qué concordia Cristo con Belial?... ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos?" (2 Corintios 6:14-16).

El Señor tampoco ama ver a los hermanos "juntos y en armonía" con "avaros" que se llaman a si mismos hijos de Dios, pero que viven predicando sobre la prosperidad, y lo único que buscan es el dinero de la gente. Codiciosos amadores del dinero que no tienen el más mínimo temor de Dios profetizando, o más bien inventando de su propio corazón, palabras engañosas y lisonjeras con las que conquistan el corazón de millones, con la única intención de enriquecerse. NO son mis hermanos, ni "grandes ungidos de Dios" que hay que respetar. Por Dios, NO, son ni más ni menos que "ladrones". SÍ. "Ladrones".

La "psicóloga cristiana" Alicia Marchesi escribió en su libro "Tu vida un cambio hacia la victoria" que debíamos repetirnos esto constantemente: "Me gusta tener dinero, merezco tener dinero, tengo derecho a ganar dinero y a ser rico. Voy a hacer todo lo éticamente posible para convertirme en una persona rica económicamente". Pregunto: ¿Donde tiene el corazón esta persona?. Y ¿hacia donde está dirigiendo ese libro el corazón del que lo lea?. 1 de Timoteo 6:9,10 dice: "Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición, porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores".

¿Debo callarme la boca y respetar a este tipo de "avaros" para poder ser uno con ellos?. ¿O debo gritar a los cuatro vientos advirtiendo a todo el mundo que este tipo de predicadores, según los versículos que leímos, no según mi propio parecer, están haciendo que miles caigan en "tentación y lazo" y los están hundiendo en "destrucción y perdición" al llevarlos al "amor al dinero"?.

De manera que amo la unidad con mis hermanos, aún cuando pueda haber algo en lo que no esté del todo de acuerdo. Pero bien claro lo quiero dejar: CON MIS HERMANOS EN LA FE. No con los lobos vestidos de ovejas que han engañado a millares pero que a Dios les será imposible engañarlo. Cuando el diablo ama nuestra misericordia Si alguien se atreve a hablar contra lo que algún predicador dice, inmediatamente le lloverán miles de "no juzguéis, para que no seáis juzgados" (Mateo 7:1) en el mejor de los casos; e insultos y amenazas en el peor.

Llegamos al punto donde cualquiera que se lo considera como un "gran ungido siervo de Dios" puede decir lo que se le ocurra dentro de nuestras Iglesias, aunque sea la doctrina más satánica, pero nadie puede opinar, ni intentar demostrar que eso no está en la Biblia. El puede diseminar todo tipo de aberraciones por el mundo y hacer lo que quiera, pero hablar de él o de sus doctrinas diabólicas es pecado dentro del círculo evangélico.

¿De donde hemos sacado todo eso?. Pregunto: ¿Los católicos tienen un papa infalible e intocable, nosotros cuantos tenemos?. Es verdad que Jesús dijo "No juzguéis" en Mateo 7:1, pero, he aquí la sorpresa para muchos, también dijo en Juan 7:24: "No juzguéis según las apariencias, sino JUZGAD con justo juicio". Pero en que quedamos, ¿juzgo o no juzgo?. Y luego Pablo en 1 Corintios 6:1-3 dice: "¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿sois indignos de juzgar cosas pequeñas?. ¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de este vida?".

La palabra juzgar viene del verbo griego "krino" y quiere decir "tomar el papel de juez dictando una sentencia". Por supuesto que Dios no quiere que tomemos el papel de jueces por nosotros mismos. No con nuestros propios parámetros y medidas, nuestras propias opiniones de que está bien y que está mal. Jesús dijo: "Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo" (Juan 12:47).

Y esta parte nos encanta cuando dicen: "Ve, si ni Jesús juzgaba".

Ja. Pero sigamos leyendo el contexto, ¿sí?."El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero. Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envío, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar" (Juan 12:48). Si alguien ataca una falsa doctrina o enseñanza, y no la está juzgando por sus propias opiniones o pensamientos, sino por la Palabra de Dios, el tal no se ha puesto en papel de juez, NO, solo está haciendo lo mismo que el apóstol Pablo cuando acusaba a ciertas personas de "falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo" (2 Corintios 11:13), o de "perros" (Filipenses 3:2) o Judas hablando de "hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios" (Judas 4).

No juzgamos nosotros, sino la palabra de Dios que hablamos. Como dijo Jesús: "La palabra que he hablado, ella le juzgará" (Juan 12:48). Si fuera nuestra propia opinión estamos errados. Pero si hablamos lo que dice la Biblia, su problema no es con nosotros sino con Dios mismo. Tito 1:10 dice: "Porque hay muchos contumaces (rebeldes), habladores de vanidades y engañadores, mayormente los de la circuncisión, A LOS CUALES ES PRECISO TAPAR LA BOCA".

¿Esto nos hace hombres y mujeres sin misericordia?. Por favor no confundamos el libertinaje, la tibieza, el todo vale, el "mejor me callo la boca para no meterme en problemas", la indiferencia, el dejar que el mismo diablo predique en nuestras iglesias lo que se le ocurra, con "misericordia".

¿Misericordia?. SÍ. Por supuesto.

Pero pregunto: ¿Cuando Jesús agarró el látigo y entró al templo, se olvidó de la misericordia?. ¿O somos nosotros los que no debemos confundir misericordia, con dejar que los lobos nos devoren el rebaño? Evangelismo: ¿Ganando al mundo o el mundo ganándonos a nosotros? Una cosa nos fue llevando a la otra. Una idea a la siguiente.

Ese día de domingo solo pude hacer algo, callarme. No pude decir nada, puesto que la predicadora no tiene la más mínima idea de lo que enseñó, ni siquiera tiene la más mínima idea que enseña la Palabra. Ese es el problema real de cómo se corrompió la Iglesia Evangélica,  sus fieles no ESCUDRIÑAN la PALABRA, no la estudian y su pecado será ese: ANALFABETISMO BÍBLICO.

2 comentarios:

ALCO dijo...

Considero que hablar de la Iglesia Evangélica, de la Iglesia Católica, de los Testigos de Jehová, de los Mormones, etc., es un problema de acuerdo a 1 Corintios 1:10-13 y Juan 10:16, LA iglesia según nos dice el Nuevo Testamento es una sola con un solo pastor, un solo líder: EL CRISTO (Mateo 23:10).

Con este detalle presente, lo correcto sería hablar de cómo se corrompió LA iglesia despúes del siglo I. Después de que la mente griega y romana vino a dominar LA iglesia se produjo un desastre en la doctrina y en la práctica del que nunca nos hemos recuperado.

Todo lo que nos dice la Escritura que es lo correcto, hoy en día se cree que es una herejía, una blasfemia. Los herejes y blasfemos de aquellos tiempos hoy son verdaderos pastores y maestros, según las mentes griegas y romanas que dominan el mundo entero.

Todos DICEN creer que ¨Toda la Escritura es inspirada por Dios¨ (2 Timoteo 3:16), sin embargo, se olvidan de que allí no termina el versículo, el texto sigue y dice: Y ÚTIL PARA ENSEÑAR, para redargüir, PARA CORREGIR (2 Timoteo 3:16-17).

La primera CORRECIÓN que deberíamos dejar que nos haga la Escritura se encuentra en Marcos 12:29, donde Jesús EL CRISTO nos dice que EL PRIMER Y PRINCIPAL MANDAMIENTO DE TODOS ES:

Oye Israel, El Señor nuestro DIOS ES UNO SOLO.

Jesús el Cristo nuestro único Maestro (Mateo 23:8) nos enseña que DIOS ES UNO SOLO (Marcos 12:29), él NO cierra diciendo: PERO...en Trinidad.

Si no somos capeces de CORREGIR nuestra creencia sobre quién es Dios, según enseñó el propio Jesús Cristo, entonces como podremos CORREGIR lo demás.

Jesús Cristo dice:

Y esta es la vida eterna: que te conozcan A TI [Padre], EL ÚNICO DIOS VERDADERO, y a Jesús Cristo, a quien has enviado. (Juan 17:3)

Saludos.

Noemi dijo...

Estoy visitandoles de El Salvador Centroamerica, desde mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com
COMPARTO MI TESTIMONIO PARA LA GLORIA DE DIOS.
RECIBAN MUCHISIMAS BENDICIONES.