Defensores del Evangelio

EL PODER DE LA MÚSICA

La música es tan vital en la vida del Creyente que es importante saber qué escuchamos, saber quién es el que con su música ministrará nuestro espíritu. Nuestros oídos es una puerta en la cual debemos mantener bien vigilada, todo lo que entre debe ser bueno y en gran manera. Si no, recuerden lo que le pasada a Saúl, que más adelante comentaré sobre este episodio. La música es otra de las áreas en la que es más evidente la conspiración contra Cristo y su Iglesia. Satanás está haciendo grandes estragos de manera especial con la juventud. Un arte que se originó en el Cielo, en la Tierra ha sido pervertido por aquél que se rebeló en contra de su Creador. Lucifer dejó de ser portador de luz para ser portador de tinieblas de pecado. Satanás ha logrado pervertir al hombre, la creación especial, criatura hecha para que alabe al que lo creó, pero con la música pervertida lo ha puesto en rebelión contra Dios.

Abriéndose paso en el mundo de la música punk, reggaeton, salsa, merengue y metal, diversos grupos de "cristiano" han aumentado sus ventas en un 13 por ciento en el mercado estadounidense, mientras que la música comercial disminuyó su distribución en un 9 por ciento durante el 2002. Esta música cristiana "Profana" ha penetrado en la Iglesia con tal fuerza que ha roto todas las barreras de lo sagrado, de lo espiritual y la moral bíblica. Las instituciones eclesiásticas, ministerios y cristianos que se consideran exitosos, de vanguardia y “juvenilizados”, adoptan los métodos mundanos de mercadeo para vender su música, no sólo a la Iglesia, sino al mundo mismo.

Marcos Witt dice ufano: “No tenemos nada que pedir al mundo, estamos en el mismo nivel de igualdad”. Claro que ahora usan todas las estrategias para un gran negocio, estrategias que el diablo muy bien está explotando. Grupos juveniles de música hoy están liderando en las iglesias y los conciertos, gracias al gran estímulo que de sus líderes están recibiendo, a través de los aplausos y premiaciones. El rock "Cristiano" por ejemplo, no ofrece ninguna esperanza, porque sin el Espíritu, no pueden ofrecer nada. Los rockeros religiosos dicen que es necesario volverse como el mundo para ganar el mundo a Cristo. Este método nunca funcionará porque simplemente está fuera del plan de Dios para la presentación equilibrada y bíblica del Evangelio con sus principios de separación del mundo, eso incluye los cantantes de reggaeton cristiano, salsa cristiana, etc, etc.

¿Mensajes Subliminales en la Música Cristiana?

Hay muchos trabajando cuando se está grabando el cd además del cantante. Uno no puede asegurar que  el cantante estuvo de acuerdo de que en su disco aparecieran mensajes satánicos. Nunca se sabe, quizás no fue el cantante, pero sí el arreglista...¿Creen que aun así el cantante está excento de toda culpa? En estos momentos debe estar asintiendo con su cabeza o afirmando con su pensamiento, más yo digo todo lo contrario. Yo creo en un Dios que revela a través de su Espíritu Santo. Para que ese Espíritu Santo revele hay que tener una buena relación y comunicación con Dios. A través de la oración, la lectura y el ayuno es que logramos esto. Es necesario mantenernos vigilantes para lo que el enemigo quiera hacer en nuestra vida, quien intenta destruir lo que Dios ha puesto en nuestras manos. Aunque el cantante nada tenga que ver, aunque nunca se lo hubiese imaginado, le toca algo de culpa.

A la der. Daddy Yankie y a la Izq. Funky : ¿Cuál es la diferencia entre estos dos?
ahh es que Daddy Yankie es "Crsitiano" también.

Una canción o un disco, para un cristiano debe ser la obra de Dios, el propósito de él en su vida, lo que Dios ha puesto en sus manos para glorificarse. Es la obra de Dios para restaurar, para salvar, para libertar a través de la música. La meta de todo aquel músico o cantante debe ser poder hacer lo que David hacía, que cuando tocaba el arpa las malicias que molestaba a Saúl se iban.

Grabar un disco cristiano no debe ser cualquier cosa para un adorador, ni debe ser creado para entretener. Es el deber del cantante y de los que trabajan en el disco, el de mantenerse en constante ayuno y oración para velar por lo que Dios ha puesto en sus manos. Incluso, es indispensable pedir dirección para ver cual es la canción que Dios quiere que sea puesta en ese disco.
Hermano, el diablo siempre va estar buscando la manera para hacerle daño a la obra de Dios. Tú estás a cargo de ella y el Espíritu de Dios es imprescindible en ti porque cuando estás lleno de él, los demonios tiemblan al meterse contigo porque eres un hijo de Dios. Ellos conocen como o cuan firmes estás Espiritualmente. Donde hay llenura y búsqueda de Dios hay revelación.

Hermano, si el diablo se metió en aquel cd (que es la obra de Dios) algo pasaba con la espiritualidad de los que trabajaban. Algo estaba pasando en su vida espiritual en el momento en que el diablo se coló para hacerle daño a la obra de Dios. ¿Qué estaba pasando? No puedo llegar a esas conclusiones porque yo no conozco la vida espiritual de nadie. Eso es entre Dios y la persona, jamás un triángulo. Quizás dejó de orar, quizás estaba más enfocado en lo que el YO quería para el disco pero no en lo que Dios quería para su obra.

Nosotros como cristianos no debemos sentirnos muy seguros, de que por ser cristianos el diablo no intentará tocarnos. Es cierto que cuando tienes presencia, a la presencia de Dios tiemblan pero también son osados y más cuando estamos débiles en el Espíritu.

El Poder de la Música.

Recordemos lo del inicio: ¿Qué le había pasado a Saúl? Un espíritu malo venía y lo atormentaba. Lo ponía incómodo, lo ponía celoso, lo ponía irritable, insoportable; y los siervos de Saúl le notaban que estaba de un genio, ahora sí que del demonio, ¿verdad? Irritable, enojón, grosero, todo lo malo; porque ese espíritu era un espíritu malo que venía y lo cogía. Los siervos de él le dijeron: "¿Por qué no te consigues alguien que sepa tocar el arpa, para cuando esté sobre ti el espíritu malo –permitido por Dios para venir a atormentarte [recuerde que Saúl había sido desechado de Dios; y ese espíritu malo había recibido permiso de Dios para atormentar a Saúl]– ese individuo toque con su mano, se aleje de ti; que tengas alivio."

Fíjese que la gente ya sabía las características de la música, el poder de la música; la influencia que la música ejerce sobre las personas. "Consíguete a alguien que toque bien. ¡Qué toque bien! ¡Qué afine bien el arpa! Y que toque melodías que estén en perfecto equilibrio." Y a Saúl le pareció buena la idea, y le dijeron: "Nosotros conocemos a un muchacho vigoroso, valiente, que sabe tocar, es hombre de guerra, además es prudente y es hermoso. Se llama David, el hijo de Isaí." Y Saúl le manda un recado a Isaí y le dice: "Préstame a tu hijo." Y dice la Biblia que David llegó y halló gracia delante de Saúl. Él era prudente, cuidadoso en sus palabras; gracia tenía en su presencia. Y no tardó el espíritu malo para llegar con Saúl y empezar a ponerlo irritado, usted puede imaginarse cómo aquél hombre se sentía; tomaba decisiones arrebatadas, no toleraba la presencia de nadie, aventaba las cosas, irritable. Y de pronto, David sabía que ese espíritu había venido sobre Saúl por las actitudes, y se ponía a tocar el arpa. Y dice: "Tomaba el arpa y tocaba con su mano." ¿Y qué dice?: "Saúl tenía alivio, y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él."

¿Cómo?, hermano, ¿cómo? Con la música. Por la música. Usted dirá: "Bueno, es un caso especial, en el cual…" No, no, no, no. No es un caso especial. Esto nos está hablando del tremendo poder que tiene la música. La música tiene poder para afectar nuestro cuerpo, nuestra alma, o nuestro espíritu; depende de la música.

Hay música que todo lo que logra es poner nuestro cuerpo en movimiento, ¿verdad? Hay una música que nos invita al ritmo (Reggae, Reggaeton, Salsa, Merengue, Champeta). Nosotros como Cartageneros, pues tenemos el ritmo en la sangre, casi casi como la raza morena. Casi, casi, casi, ¿verdad? Nos gustan las Champetas, El vallenato, nos gusta la marimba, nos gusta el "chun ta ta", nos gusta esas cosas con las que rápidamente empieza uno a zapatear – y depende también de dónde sea uno: el Costeño, el Cachaco, el Paisa, el que sea – y tenemos más nosotros el énfasis del ritmo. Nos mueve la carne.

Hay música que afecta, no solamente al cuerpo, sino al alma, el sentimiento. El alma es el asiento de nuestras emociones, de nuestros sentimientos, de nuestra voluntad. El alma es la oficina de donde salen todos nuestros sentimientos y decisiones. La música que afecta el alma es aquella música que a veces nos hace llorar. Es aquella música, ¿verdad? – como los mundanos – que se usaba para llevar una serenata a las muchachas. ¡Se ponía romántico el asunto! Un tanto, no tan rítmicas, sino más bien sensuales.

Y la música que afecta al espíritu es aquella música que tiene su énfasis en las palabras, en las doctrinas, sencillamente aquel elemento que nos convoca a buscar a Dios.

CONCLUSIÓN

Ahora hermanos en Cristo, debemos tener claro algo muy importante. Yo me pregunto, para el caso de los verdaderos adoradores, –Puede el Diablo inspirar a alguien a cantar: Gloria a Dios, Gloria a Cristo, Gloria al redentor, Le conviene o puede el Diablo inspirar a alguien a ponerle melodía a los salmos y a versículos Bíblicos de poder y fortaleza? Claro que no.

Pero son muchos los que hoy día no esperan ser transformados o nacidos en el Espíritu, y se lanzan a “cantantes Cristianos” movidos por su deseo de niño de ser una artista o por su propio ego y gloria y no para el Señor, y sus vidas no muestran el reflejo de Cristo, por lo que se convierten en blancos perfectos para ser usados por Satanás, pues el Espíritu no pone nada ahí, pues él conoce los deseos de nuestro corazón y él no habita en medio del pecado, y usted ve que en sus canciones no se especifica a quién se le está cantando, que si usted la escucha en cualquier emisora ni cuenta se da si no le dicen, que es cristiana.