Defensores del Evangelio

Apóstol Diomedes Ramos - Un Cerebro que quiere conquistar al mundo!!

Quién no conoce a Pinky y Cerebro? Pinky y Cerebro y su compulsiva ambición de conquistar el mundo era la premisa de ese programa. Cuando cierto día sintonicé ENLACE   me vino un “déjà vu” … me restregué los ojos y traté de limpiar mis oídos con mis dedos; tal vez se trataba de un error de percepción… pero no… no era un problema médico, yo estaba escuchando la ideología Pinky y Cerebro, pero el que hablaba no se veía como uno de ellos… qué era entonces? La Teología del Dominio!

El Dominionismo, Teología del Dominio, Reino Presente, Kingdom Now, Reino Ahora / presente, o Latter Rain… (muchos nombres eh!) son parte del mismo tipo de teología. ¿Estoy diciendo de que conquistar las naciones para Cristo está mal? NO!! Pero si mi afán de “conquistar” está basado en una teología contaminada, entonces no somos distintos del catolicismo que produjo miles de conversos apoyado por avances militares. 

El Dominionismo no se trata de un tipo de iglesia, es mucho más peligroso que eso. Las ideas son más influyentes que las instituciones, y ese es el gran peligro! Es así como vemos iglesias que históricamente se han declarado ortodoxas en su teología, pero que han sido invadidas de forma sutil por este tipo de pensamiento. 

Lo analizamos un poco? Veamos al Falso Apóstol Diomedes Ramos, de la Iglesia Centro Cristiano de Avivamiento Mundo de Fe, invitando a su "empresa" con esta diabolica doctrina:
)


Veamos los Postulados teológicos de este movimiento. 
 Básicamente son 3:

1) Satanás usurpó el dominio del hombre sobre la tierra cuando tentó a Adán. 
2) La iglesia es el instrumento de Dios para recuperar el dominio arrebatándolo de las manos de Satanás. 
3) Jesús no puede volver hasta que la iglesia tome control (o dominio) de las estructuras sociales, económicas y gubernamentales del planeta. 

De estos postulados se desprenden otras doctrinas heréticas tales como la negación del arrebatamiento de la Iglesia, o de que Dios opera de forma “ilegal” en la tierra, niegan la apostasía de los últimos tiempos, la gran tribulación y la manifestación del anticristo. Ya sea que consideres que el milenio es un número simbólico del reino eterno de Dios (amilenialismo) o ya sea que lo consideres un período literal de 1000 años posterior a la venida de Cristo (pre-milenialismo), este movimiento es post-milenialista, es decir, la misma teología que proviene de la Iglesia Católica… no hay Reino Milenial, el Reino es Ahora. 

Y hay otras similitudes con la iglesia Católica. Así como el Papa puede realizar declaraciones “ex-cátedra” y poner esas declaraciones a la misma altura del escrito bíblico, de la misma forma, los líderes de este movimiento, llámense (especialmente) apóstoles y profetas, (sin afán de generalizar, pero lamentablemente así se hacen llamar) , promueven en sus escritos y exposiciones, que poseen la misma atribución de recibir y enseñar “nueva revelación” de parte de Dios… interesante? … no! TÓXICO! El Reino Como el punto central de esta teología dominionista es el establecimiento del Reino de Dios ahora, vamos a analizar bíblicamente cómo se comporta este término tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. 

Concepto Veterotestamentario

La idea del Antigua Testamento, especialmente descrito en el libro de los Salmos y la literatura profética es que Dios está en autoridad y dominio de Su creación y de Su pueblo, Israel. (Salmos 22:28; 66:7; 103:19; 145:11-13) Salmos 24:1 De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan. Hay también un énfasis en el futuro cumplimiento del concepto “reino”, pero su énfasis es mesiánico y se relaciona con el primer y segundo advenimiento de Cristo. Isaías 9:6-7; 11:1-12; 24:21-23; Zacarías 14:9. Daniel describe el Reino de Dios de la siguiente manera: Daniel 4:34 “Pero al fin de los días, yo, Nabucodonosor, alcé mis ojos al cielo, y recobré mi razón, y bendije al Altísimo y alabé y glorifiqué al que vive para siempre; porque su dominio es un dominio eterno, y su reino permanece de generación en generación.” 

Concepto Neotestamentario 

Mientras la idea del reinado universal de Dios impregna las páginas del Antiguo Testamento, el Reino de Dios, adquiere un significado e importancia adicionales an las enseñazas y ministerio de Jesús, que comienza con la proclamación , “el Reino de Dios se ha acercado” (Marcos 1:15; Mateo 3:2; 4:17). Jesús nunca definió de forma específica el “reino”, él lo ilustró con parábolas (Mateo 13; Marcos 4) y demostró su presencia y poder en Su miniserio. Jesús instruyó a su discípulos para proclamar que el reino se acercaba y los envió como misioneros de él (Mateo 10:7; Lucas 9:2; 10:9-11). 

Cada descripción de Jesucristo como “Señor”, es un recordatorio de que Cristo es quién gobierna en el Reino de Dios. De tal manera, el reino de Dios es tanto una realidad presente y una promesa que verá su cumplimiento pleno en el futuro. Después de Su resurrección, el Cristo resucitado está presente a través de Su Espíritu, y dónde está Su Espíritu, el reino está presente. No obstante, el reino de Dios se manifiesta en la Iglesia, el reino no está limitado a la Iglesia. La plenitud del reino espera por su manifestación al final de esta era (Mateo 24:27, 30, 31; Lucas 21:27-31) 

El Reino de Dios y la Iglesia

Sin temor a equivocarme, puedo decir que el Reino de Dios no es la Iglesia… qué?? … me explico. Existe un inseparable relación entre Reino e Iglesia. La verdadera Iglesia es el cuerpo del cuál Cristo es la cabeza (Efesios 1:22-23; Colosenses 1:18) Como ya hemos visto, el Reino de Dios existe desde antes de la inauguración de la iglesia y continuará después de que el trabajo de la iglesia se complete. De tal manera, podemos decir que, la Iglesia es parte del Reino de Dios, pero no todo el Reino. 

Conclusiones 

Hay mucho que decir al respecto. No pretendo redundar en el tema, hay ya bastante abundancia de material en la internet para que puedan investigar. Me quedo con las palabras de Jesús… Juan 18:36-37 Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí. Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.