Defensores del Evangelio

¿Dónde está Dios cuando Sufro?

Cuando hablamos del sufrimiento no lo hacemos necesariamente como un ciego pudiera hablar del color. Es decir, no hay límites exactos entre sufrir y no sufrir; y no los hay, porque al hombre, el hambre futura ya le convierte hoy en un hambriento. (Thomas Hobbes) Enfrentando la aflicción y sufrimiento humano – Jn. 11:21,32. Tenemos miedo del sufrimiento, y ya ese mismo miedo es sufrimiento, es dolor. De acuerdo al post anterior sobre la Sanidad Divina y las falsas esperanzas de los seudoapóstoles modernos, recibí muchos mensajes sobre el ¿Por qué Dios permite el sufrimiento?. De esa premisa, veamos lo que nos enseña la Palabra de Dios sobre el Sufrimiento.

¿Qué es sufrimiento?

sufrimiento s. m.
  Dolor o padecimiento físico o psíquico que experimenta una persona.
  Paciencia con que se sufre o se soporta una desgracia: llevó con mucho sufrimiento los últimos años de la vida de su padre.
Diccionario Manual de la Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L.

sufrimiento
m. Hecho de padecer un dolor, físico o moral, más o menos prolongado.
Paciencia, conformidad con que se sufre una cosa.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

sufrimiento
s m sufrimiento [sufɾi'mjento] padecimiento físico o moral
El sufrimiento de su partida le oprimía el corazón.


Algunas Definiciones con ejemplos bíblicos:

Dolor.
1. lupe, significa dolor, tanto corporal como mental. Se traduce “dolor” solo en Jn. 16:21.  del dolor de una mujer al dar a luz.
2. odune, dolor, un dolor consumidor, angustia, tanto si es corporal como mental. Se usa de esto último en Ro. 9:2.  del dolor del apóstol por sus hermanos según la carne, los judíos; y en 1Ti. 6:10. 
3. ponos, denota: (a) labor, esfuerzo Col. 4:13.  en los mejores manuscritos; algunos tienen zelos, celo, traducido “solicitud”; (b) la consecuencia del trabajo, esto es, angustiosa fatiga, sufrimiento, dolor, y que se traduce “dolor” Ap. 16:10, 11.  – Ap. 21:4. 
4. odin, dolor de parto, relacionado con odino; se traduce “dolores” de manera metafórica Mt. 24:8.  y Mr. 13:8. ; Comparativamente 1 Ts. 5:3.  y Hch. 2:24. 

Tristeza.
1. ekthambeo, forma intensiva de thambos; Se traduce “entristecerse” en Mr. 14:33. 
2. lupeo, relacionado con lupe; denota: (a) en voz activa, provocar dolor, entristecer, contristar 2 Co. 2:2.  Donde aparece primero en voz activa y después en pasiva, y (b) en la voz pasiva, entristecerse, ser entristecido, como en Mt. 14:9.  “el rey se entristeció” Mr. 10:22.  “se fue triste” (RVR77: “apesadumbrado”)
3. sunlupeo, o sullupeo. Se usa en la voz pasiva en Mr. 3:5.  y significa entristecido o afligido juntamente con una persona; dicho del dolor de Cristo ante la dureza de corazón de aquellos que criticaban sus curaciones en día de reposo. Parece sugerir la naturaleza llena de simpatía de su dolor debido al daño que se hacían a sí mismos.
4. pentheo, denota lamentar, llorar, dolerse, especialmente por los muertos. Se traduce “estaban tristes” en Mr. 16:10. 
5. perilupos, muy triste, profundamente dolido (peri, intensivo). Se usa en Mt. 26:38.  “muy triste”; Mr. 6:26.  “se entristeció mucho” (VM, RVR77: “muy triste”); Mr. 14:34.  “muy triste”; Lc. 18:23.  “muy triste”; v. 24 : “se había entristecido mucho”. (VM: “cómo se puso triste”)

En el Nuevo Testamento, en la Pasión de Cristo, nos sitúa de manera extrema ante la dolorosa experiencia de la falta de sentido: “Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” También esto, en efecto, es un rol dentro de un drama. Jesús menciona un versículo de un salmo, y representa el papel del siervo sufriente de Dios del Antiguo Testamento. La Pasión de Jesús está descrita expresamente como algo que se hace contra su voluntad. A ella pertenece el ruego que dice: “haz que esta copa pase de mí”. Mt. 26:39.  (si es posible, escoge otro medio de salvación, yo no quiero sufrir…)

Si nos preguntamos por el sentido cristiano del sufrimiento, debemos considerar cómo es interpretada la Pasión de Jesús en el Nuevo Testamento. Hay en él dos pasajes centrales que ofrecen esa interpretación, uno del apóstol Pablo, quien afirma que Jesús se hizo “obediente hasta la muerte”, Fi. 2:8.  y otro de la Epístola a los Hebreos, en el que de manera aún más fuerte se dice que “aprendió a obedecer a través del sufrimiento”. He. 5:8. 

Hombres que no quisieron sufrir:

Pablo: Hch. 18:9-10.  No quiere sufrir en Corinto.
Pedro: Mt. 26:69-74.  No quiere sufrir el castigo de los judíos.
Jesús: Mt. 26:39.  No quiere sufrir la muerte y el escarnio.

Usted y yo : Tampoco queremos sufrir… pero es necesario.

A. El verdadero significado del Dolor.

Resultados del dolor, del sufrimiento:
1. Delata la presencia de alguna disfunción o enfermedad.
2. Nos muestra la necesidad de no forzar mas un musculo o nervio. (leproso)
3. Nos señala nuestros límites físicos y advierte la consecuencia de traspasarlos.
4. Advierte el peligro, es una señal de alarma. (es muy probable que el dolor en la nuca me esté indicando que tal vez tengo presión arterial)
5. Evita mayores daños.
6. Es prevención, detiene a tiempo el mal.
7. Nos obliga a buscar una solución.
8. Nos enfrenta con nuestras limitaciones y con el poder infinito de nuestro Dios.
9. Nos obliga a reflexionar, evaluar, y volver a preguntar a Dios. – Jer. 6:16. 
10. Es quizás la única manera que llegaremos a conocer a Dios en profundidad. – Job 42:5. 

B. Algunas razones bíblicas para el sufrimiento y el dolor.

- ¿Por qué Dios permite que sus hijos sufran? Es algo universal, Dios esta en el control de todo, pero Satanás es una realidad en el mundo una escena de conflicto, un campo de batalla, por eso no debemos sorprendernos que haya enfermedades, dolor y muerte.

- ¿Causa Dios el sufrimiento? “El sufrimiento no está en los planes de Dios, tanto en el paraíso del Genesis, como en la nueva Jerusalén del Apocalipsis el dolor y el sufrimiento no tienen lugar. Dios quiere nuestra Paz, nuestro completo bienestar”.

Entonces ¿por qué hay sufrimiento? Por al sencilla razón que es la Voluntad de Dios y que todo tiene un propósito. Algunos de esos propósitos los encontramos en la Biblia y nos enseña que:

- Trae fortaleza, hace crecer y perfecciona. – I Pe. 5:10.
- Prueba la fe y la confianza. – St. 1:2, 3 y 12.  I Pe. 1:6-7.
- Reproduce en nosotros la imagen de Cristo. – Ga. 4:19.  – II Co. 3:18.  – Ro. 8:28-29. 
- Para manifestar su Gloria. – Jn. 9:1-3.
- Nos enfrentamos con nuestras limitaciones y nuestra necesidad de refugiarnos en la fuerza del Señor. – Salmo 18:6.  – Salmo 32:7.  – Salmo 54:7.  – Salmo 142:2-3. 
- Nos da un nuevo conocimiento y visión del Señor. – Job 42:1-6.  – Mr. 4:35-41. 
- Nos capacita para ser de consuelo y ayuda a los demás. – II Co. 1:3, 6.  (Hay cosas que no se pueden ver bien, sino a través de ojos que han llorado) 
- Disciplina y castigo de Dios como Padre. – Heb. 12:5-11. 
- Cristo al hacerse uno con nosotros, elige el camino del sufrimiento, para consumar nuestra salvación. – Is. 53:3-5.  – Heb. 5:7-9. 
- Nos permite participar en los sufrimientos de Cristo con un propósito trascendente – I Pe. 4:12-13. 

Una advertencia: No hay que intervenir, impidiendo la obra de Dios a través del sufrimiento. Dios siempre nos dará fortaleza para sobrellevar los sufrimientos – I Cor 10:13. – Is. 40:29.  – Is. 41:10.


¿Dónde está Dios cuando Sufro?, Donde siempre ha estado, a mi lado.


Con amor,
Su hermano en Cristo.